Pues les cuento que la semana pasada me fui al cine y decidi chutarme la pelicula de Robin Hood, la cual me dejo sorprendido.

Ridley Scott, artífice de obras maestras del cine como “Alien” o “Blade Runner”, nos devuelve al CINE DE AVENTURAS con una película que cuenta con una excelente técnica, maravillosas interpretaciones y una estupenda vuelta de una historia que… ¿todos conocíamos?

No es el clasico Robin Hood que quita a los ricos para darle a los pobres, noooooooo y es por eso que en esta última cuestión radica la principal novedad de este “Robin Hood” o debería decir “Robin Longstride”, pues el guionista Brian Helgeland, nos cuenta aquello que no conocíamos del ladrón más famoso de todos los tiempos. Y es que Robin Hood tenía un pasado, muy interesante a lo que nos cuenta la película.

Robin Longstride es un buscavidas que gracias a una serie de catastróficas desdichas, llega a convertirse en Robin Hood.

Es un guión muy clásico, plagado de tópicos como que todos los buenos son muy buenos y los malos muy malos. También es una reinvención muy moderna, pues la historia es bastante simple para los tiempos que corren, pero aquí es donde radica su efectividad ya que no se complica, no teje tramas secundarios ni complicados y nos cuenta un relato con unos excelentes diálogos recitados por increíbles actores.

Podemos afirmar que recuerda mucho a “Gladiator”, y que hay frases equiparables a las míticas “Fuerza y honor” o “todo lo que hacemos en vida tiene su eco en la eternidad”, pero es que detrás de todo esta un grande de toda la vida, Ridley Scott

Pero en fin se los dejo a su consideración lo unico que puedo concluir es veanlá