lennin11

Bueno pues creo que todos hemo escuchado o dicho alguna vez la palabra cadáver; es más, convivimos con la palabra cadáver diario, la esquivamos, la buscamos, la ignoramos y la utilizamos on más fecuencia de lo que creemos, pero, ¿sabemos que quiere decir?

Frases como: “Oye pareces cadáver ¿que te paso?” “Informan que han encontrado un cadáver”, son cuestión de todos los días. En los periódicos es de lo más omun encontrarla, sobre todo en la nota roja y, últimamente, las series de televisión como CSI o películas como El cadáver de la novia, de Tim Burton le dan significados más amables, aunque no menos tétricos.

Nuestra familiaridad es tal, que sabemos que usarla en un velatorio no es muy “sensible” que digamos, pues ahi no hay “cadáveres” hay “difuntos o cuerpos”.

Pasemos, pues, a la verdadera sustancia, al plato fuerte, a la parte chimengüenchona, como diría Beto “El Boticario” una teoría afirma que cadáver proviene del proverbio latino Cáro dáta vérmibus, que quiere decir “carne dada  los gusanos”, formando, con la primera sílaba de cada palabr, una nueva-cá-dá-vér.

Se dice que los romanos escribían esta frase en los sepulcros, aunque no se han hallado vestigios de ello.

Otra teoría asegura que cadáver viene del latín cadére. “caer” y significa “cuerpo caido”; por eso, cuando los mexicanosdeimos “caite cadáver” para pedirle a alguien que pague la cuenta, en realidad estamos cometiendo un pleonasmo.

Muchos versos se han escrito a propósito de estos “cuerpos caídos” y a continuación les comparto uno que me gusta, por ser la versión optimista del fatídico acontecimiento que nos llevará a todos a ser cadáveres.

Se trata de un fragmento de Ante un cadáver, de Manuel Acuña.

“Que al fin de esta axistencia transitoria

a la que tanto afán se adhiere la materia, inmortal como la gloria.

cambia de formas; pero nunca muere”