Esto paso cuando uno de los grandes del ajedres se encontraba dando una conferencia la verdad es que la broma fue buena el problema es que no se le entiende a menos que hablen ruso o polaco.