La antorcha olímpica recorre hoy las calles de la ciudad vietnamita de Ho Chi Minh, la antigua Saigón, donde pondrá fin a un viaje por varios puntos del planeta salpicado de protestas contra China, país que será su última parada.

Varios cientos de seguidores de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, muchos de ellos ataviados con camisetas con el anagrama de las olimpiadas, protegen la llama a su paso por las avenidas de esta ciudad poblada por cerca de ocho millones de personas.

Las autoridades de Ho Chi Minh han desplegado a cientos de agentes a lo largo del recorrido que hará la antorcha, aunque pocos esperan que se produzcan intentos de interrumpir el evento.