Amy Winehouse -You Know I’m No Good

Las bodas de oro de la gala de los Grammy, el mayor espectáculo de la industria de la música, se saldaron hoy con el arrollador éxito de la británica Amy Winehouse, que consiguió cinco de los seis premios a los que aspiraba en la presente edición. Dio igual que sus peligrosas aficiones personales sean tan populares o más que sus trabajos discográficos, o que no pudiera acudir a la gala por problemas en la concesión de su visa.

La artista se llevó los Grammy a Mejor Grabación, Mejor Canción del Año (ambos por “Rehab”), Artista Revelación, Álbum de Pop Vocal y Mejor Artista de Pop Vocal. Y lo agradeció con una actuación vía satélite en la que mezcló dos de sus temas más populares: “You Know I’m No Good” y la citada “Rehab”. Pudo haber arrasado y puesto el broche de oro a la velada con el galardón al Mejor Disco del Año, pero el premio más importante fue a parar a manos del pianista Herbie Hancock, que no se lo podía creer, y su obra “River: The Joni Letters.”
El rapero estadounidense Kanye West, aunque se quedó corto en las expectativas generadas, se hizo con cuatro de los ocho premios a los que aspiraba, y ofreció a la audiencia del Staples Center de Los Ángeles dos

interpretaciones.